lunes, 28 de noviembre de 2011


Bueno no se si es un buen momento o no para escribir, han pasado tantas cosas desde la ultima vez que por un momento pense en dejar de hacerlo, xq volver a leer todo suele lastimar, aunque tb da alegrias... pero solo hace añorar cosas que ya pasaron y jamas volveran, me da pena como los momentos se van, se esfuman como humo, como un segundo puedes ser tan feliz y tener cara de boba alegre y al segundo siguiente estar llorando, xq te fue mal y te jalaste el ciclo, o porque quien te queria ya no te quiere, o porque simplemente tu chanchullo se acabo y ya no hay quien te haga reir ni que boba... se que la vida tiene montón de cosas que nos pueden hacer felices tb, pero lastimosamente yo creo que como seres humanos que vivimos en una sociedad donde todos somos de todos xq solito aislado no se podria vivir, uno si necesita del cariño de otro, el abrazo sincero, una caricia palpable, un beso profundo, un gracias! un perdón! un te quiero desde el fondo del corazón, una simple sonrisa, una mano extendida, un hombro donde llorar y un helado con quien compartir.

martes, 15 de noviembre de 2011

Como una vela - Melendi


Yo tenia miedo a que tu no fueras
Y tu por miedo a que fuera yo.

PD: jajaja

Algún día las líneas de mi mano cambiaran, y mis ganas de competir se acabaran.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Ella y Él

Ella de viaje y de coincidencia él también, ella no para de hablar, él mudo y solo ríe, uno, dos, tres... tragos; ella se olvida todo, al día siguiente él a su lado, ella se asusta, él dulce, ella reacia, de vuelta a la realidad, él continúa y ella también, él trota, ella duerme, él inestable, ella busca estabilidad, él amante de los números, ella de las letras, tan diferentes pero ya no pueden alejarse, aman el dulce, como ella besa sus labios y como él rodea su cintura,  ahora pasan tardes completas, ella se encariña, él se asusta, ella lo extraña, él también, ella lo dice pero él no, ella no entiende, él no dice nada, silencios incómodos y empiezan a alejarse, él con otra, ella con sus ensueños; así pasa el tiempo, ella camina y al virar la esquina él...

lunes, 7 de noviembre de 2011

Qué difícil es estar en mi cabeza, más lo que piensa y nunca concluye, instale un switch con on y off de sentimientos para decidir cuando prenderlo, aunque aun no encuentro el manual, y he visto que es capaz de crear historias inocentes como quimeras, capaz de olvidar en un segundo y siempre recordar lo no debido, y olvido mi cumpleaños pero jamás fechas estúpidas, aparecen nuevas que duelen igual o más que otras, pero siempre hay tanta trilleria que busco evitar, y a diario lucha con demonios que ya había exterminado según yo, pero siempre vuelven a hacerse carne, a desbalancear mi tan amada estabilidad, fantasmas que grité y me siguen asustando, ya hasta mis sueños se confunden con la realidad y gangrenan el corazón, y sonrió pero también lloro, me rió a carcajadas pero las lágrimas no dejan de estar, uno es feliz pero la tristeza también sabe cuando llegar, aunque le tengo tirria no se puede evitar, mi cabeza vive emociones inexplicables que hasta es capaz de inventar, recordar y jamás olvidar, a veces mi cabeza es un lugar donde no me gusta estar y el defecto profundo: la intensa pensadera sin método ni rumbo, nada tiene final, porque cuando creo que ha acabado siempre hay un cabo suelto del que se tiende a agarrar.

domingo, 6 de noviembre de 2011



Que tus labios pronuncien mi nombre, y tus miradas me ericen los vellos, que todos los silencios sean cómodos y nunca dejemos de tenerlos, que me sonrías y no pueda no mirarte, que me beses hasta que duela el alma y me encuentres en cada esquina, que busque tus caricias y me mientas si es necesario, que busque calor en tus brazos, pasión en tus besos y deseo en tus anhelos, que me sientas en tu piel y me llores por los labios, que me quieras así sea de mentira, me mimes porque si y nunca dejes de intentarlo, ahora solo abrázame que el mundo es más fácil así.
Odio que mi sonrisa dependa de un nombre, un nombre que casi no lo pronuncio, un nombre que retumba en las madrugadas y deambula el día entero, un nombre con dueño que ya tiempos que no veía, odio ser débil al momento de decidir, decidir y luego no arrepentirme, por suerte nunca me arrepiento, que venga, que llegue, que no me haga esperar, sonrisa de tonta y miedo en las rodillas, desconcertada, incrédula aun, xq lo veo y no puedo, o más bien no quiero creer, el hombre del nombre ¿ha vuelto? seamos realistas, no para quedarse, su especialidad siempre fue huir ¿xq ha de quedarse ahora?.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Un té

Justo en estos días asoman mis ideas extrañas de extrañar a alguien que ya había olvidado, quien seguramente me recuerde entre lo borroso de lo vivido. Derrepente se me olvido xq me aleje y recuerdo qué me hizo compartir tanto tiempo con él, su rostro ya no es claro, sus gestos menos, los momentos se desvanecen, pero la experiencia queda; sin pensarlo mientras tomaba un té de media noche, porque me volví nocturna, se me vino a la cabeza una sensación de buenos momentos, risas, abrazos, consejos, besos, juegos, ñoñerias que ahora me dan asco, lo entregada y fiel que fui, lo lindo que fue también en los primeros tiempos y lo cabrón que iba siendo con los días, ahora mientras escribo se revuelve el estómago porque se va haciendo claro el porque ya no forma parte de mi vida y es cuando prefiero no volver a nombrarlo, es ahora cuando recuerdo claramente porque me aleje, tomó tiempo, lágrimas, insomnios, comer y no hacerlo, distraerse, encerrarse; superarlo; uno perdona, las heridas cierran pero las cicatrices quedan.

jueves, 3 de noviembre de 2011


Cuando una relación acaba y sientes que has dado más de lo que has tenido, simplemente te preguntas; ¿por qué? pero no hay respuestas... así que mejor se opta por dejar de reprochar e interrogar sin sentido alguno, luego pasan las horas, días, meses y años y es cuando te das cuenta que fuiste insensata, creyendo que morías por él, que era tu vida; pero al final solo das gracias porque se haya ido y no forme más parte de tu historia, aprendí que las cosas pasan por algo, que los sentimientos, situaciones y reacciones cambian, que el amor se acaba y no siempre es lindo, que siempre viene alguien mejor y no porque el anterior sea "malo" sino porque mereces alguien mejor, y aunque mil veces dices "si no te hubieras ido sería tan feliz", solo el tiempo auxilia, salva, calma, abre los ojos que dejan de lloriquear y el corazón entiende.